Foro de Jóvenes de la Asociación Extremeña de la Empresa Familiar

El pasado sábado 4 de febrero se ha celebrado en Cáceres el Foro de Jóvenes de la Asociación Extremeña de la empresa Familiar, donde se han reunido todos los sucesores de las empresas pertenecientes a la asociación.

En esta celebración se ha debatido “La sucesión en la empresa familiar desde el punto de vista del sucesor” donde se ha abordado uno de los principales problemas de este tipo de empresas, el relevo generacional, siendo el mayor obstáculo para que una empresa siga en propiedad de la familia.

En la mesa redonda han participado Víctor Leal, Corporate Controlling y miembro de la segunda generación de Cristian Lay; Marta Sánchez, administradora y miembro de la segunda generación de Transportes Frigoríficos Narval; y Javier Benito, Director General y miembro de la segunda generación de Grupo Gefiscal. El debate ha sido moderado por el catedrático y director de la Cátedra de Empresa Familiar de la Universidad de Extremadura, Tomás Bañegil.

CONCLUSIONES PRINCIPALES DE ESTE FORO

Es la propia familia la que ha instado al sucesor a incorporarse a la responsabilidad de la dirección de la empresa. Para los casos en los que es necesaria la sucesión por una situación traumática e imprevista, es fundamental el haber tenido ya previsto quien puede llevar las riendas de la empresa. En este sentido, aunque el protocolo empresarial no es un documento que forzosamente se vaya a respetar, pero si es muy útil porque para su elaboración exige que se hable de todas estas cuestiones.

No suele haber reticencias por parte de la familia a la hora de la sucesión, si el sucesor/a propuesto/a es una persona bien formada y con aptitudes para el cargo. Este es un requisito que se deben imponer las familias: preocuparse de la formación de  los posibles sucesores.

Es importante tener informados de la evolución de la empresa a los accionistas pasivos, es decir, a los que no trabajan en la empresa. Sucede que, con el paso del tiempo, algunos vuleven a incorporarse a la gestión.

No es habitual tener configurado de forma legal un órgano como el Consejo de Familia, pero es común que la familia se reúna. Es importantísimo que lo haga.

Los protocolos son importantes. Suele tardarse en torno a un año su realización.

Las nuevas generaciones incorporan nuevas formas de hacer las cosas, y los mayores, cuando van dejando la empresa, deben ser tolerantes a los cambios, pues el entorno empresarial cambia cada vez con mayor rapidez. Al mismo tiempo, es importante mantener informados a los fundadores y predecesores, valorando sus aportaciones.

El traspaso en la gestión no tiene por qué llevar aparejada una transmisión de la propiedad, si bien es conveniente que los nuevos directivos gocen de parte de la propiedad.

Los familiares políticos, en ocasiones, pueden sentir atisbos de rechazo por parte de la familia empresaria, puesto que no se valora su trabajo y se les impide formar parte de la empresa.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *